Detienen en Sevilla a un hombre que contactaba con menores por internet

Agentes de la Policía Nacional han detenido en la provincia de Sevilla a un hombre de 41 años que contactaba, a través de la conexión a Internet de una biblioteca pública, con menores a los que engañaba para conseguir imágenes de contenido sexual. Según informó hoy el Ministerio del Interior, el detenido utilizaba datos falsos para crear perfiles en redes sociales y solicitar a menores de edad imágenes de carácter sexual. En su vivienda, dentro del colchón de su habitación, los agentes encontraron un teléfono móvil y varios CD con fotografías y vídeos de pornografía infantil. Además, el arrestado reconoció haber recibido vídeos y fotografías de carácter sexual de unos 200 menores. El perfil del detenido en una conocida red social para jóvenes le servía no sólo como vía de contacto con los menores, sino también como almacén de fotografías de niños de entre 8 y 14 años semidesnudos y en poses y actos sexuales. Cuando lograba contactar con un menor de edad, el primer paso consistía en ganarse su confianza mediante engaños -siempre bajo una identidad falsa- y solicitarle fotografías íntimas.

Si lo conseguía, estas primeras imágenes le servían para exigir nuevas fotografías más explícitas bajo la amenaza de difundir entre los conocidos del menor las fotos que ya poseía. La captación de sus víctimas y los primeros contactos los realizaba a través de redes sociales destinadas a jóvenes, cambiando posteriormente este medio de comunicarse por servicios de mensajería instantánea. El arrestado pretendía dificultar su localización por parte de la Policía y para ello se desplazaba hasta una biblioteca pública donde utilizaba la conexión a Internet del centro y permanecer así como un usuario anónimo. Sin embargo, los investigadores descubrieron su identidad real y la ubicación de su domicilio, procediendo a su detención como presunto autor de delitos de corrupción de menores y tenencia y distribución de pornografía infantil. Además, los agentes registraron la vivienda en la que residía, donde hallaron, en el interior de un colchón, un teléfono móvil y varios CD con fotografías y vídeos de pornografía infantil. La investigación ha sido desarrollada por agentes de la Brigada de Investigación Tecnológica de la Comisaría General de Policía Judicial y del Grupo de Delitos Tecnológicos de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Sevilla.

Read more...

Documental de Crónicas de La2 TV "Acoso en la sombra"

Os recordamos el documental de Crónicas de La2 TV "Acoso en la sombra"

  • La policía alerta del incremento de delitos contra la intimidad, especialmente entre los jóvenes.
  • Decenas de menores están siendo detenidos por difundir en la red imágenes de contenido sexual.
  • Pedófilos y pederastas han creado una comunidad virtual.

Si no quieres que se sepa, no lo cuentes. Cuánta más información publiquemos, cuántas más imágenes privadas subamos a la red, más vulnerables seremos.Jorge Flores, director de Pantallas Amigas, una asociación dedicada a la protección de la infancia y la adolescencia en Internet, lo tiene así de claro: “nuestra privacidad depende cada vez más de las personas con las que nos relacionamos y de la forma en que esa información se mueve en las redes sociales”.

Cuando una parte de nuestra vida llega a la plaza pública de Internet, hemos perdido el control sobre ella.

Sexting, una práctica muy peligrosa

Está de moda entre los jóvenes, y los no tan jóvenes. Una persona se graba con un teléfono móvil imágenes íntimas de contenido sexual, y se las da voluntariamente a un amigo o a una pareja. No hay nada delictivo en este comportamiento. El problema empieza cuando se difunden en la red sin su autorización.

“Le dio esas imágenes porque le quería. Y él las utilizó para amenazarla.”. Nos lo cuenta una madre que está luchando, junto a su hija, todavía menor de edad, para que todo ese material desaparezca de Internet. Un novio despechado lo utilizó, primero como chantaje, y después como venganza. Al hacer públicas esas imágenes, el daño es imparable.

Miguel Comín, director de la Fundación Alia2

Cada vez con más frecuencia, los protagonistas de esas imágenes y los responsables de su difusión, son menores de edad. Estamos hablando de pornografía infantil. En los últimos meses, la policía ha detenido a decenas de jóvenes, algunos no mayores de catorce años. Ignorar la ley, no les exime de responsabilidad.

El fenómeno, tiene mucho que ver con el uso masivo de los Smartphone a edades cada vez más tempranas.

Grooming…!más peligroso todavía!

Las víctimas suelen ser niñas y el acosador un hombre adulto que haciéndose pasar por una adolescente de su edad, consigue imágenes íntimas. Luego, se quita la máscara y empieza una espiral de violencia. Exige contenidos cada vez más denigrantes bajo la amenaza de hacerlos públicos, y las niñas, ceden.

La Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional, investiga, en estos momentos, uno de los mayores casos de grooming de los últimos tiempos. Hay centenares de niñas atrapadas por el mismo depredador sexual.

Jorge Flores, director de Pantallas Amigas

La clave está en educar a los hijos

Pederastas online

Por si fuera poco, también los pederastas utilizan las nuevas tecnologías para intercambiar de forma fácil y segura material pornográfico. Internet ha favorecido la creación de una comunidad pedófila online.

Eduardo Casas, oficial de policia

La sociedad debe saber que “detrás de cada imagen de un niño abusado, hay un niño real”. Luis García, inspector jefe de la sección de menores de La Brigada de Investigación Tecnológica, considera fundamental no trivializar el consumo de pornografía infantil en la red. Nos asegura que, en este momento, hay miles de niñas abusadas. En algunos casos, las han visto crecer en los videos que investiga la BIT antes de poder detener al autor.

Siete días de vértigo

Una semana. Sólo siete días para encontrar al autor de un vídeo de pornografía infantil que circulaba en los foros restringidos de internet.

La resolución de este caso, ha sido uno de los mayores éxitos de la policía. Sus instrucciones eran conocer el vídeo de memoria, analizar hasta el último fotograma. Allí estaban las pistas que les llevaron a la isla de Mallorca. Lo que sucedió después, es digno de un guión de cine del que la policía quería escribir el final: salvar a cuatro niños de los abusos y detener al autor.

Read more...
Subscribe to this RSS feed
Back to top