Pautas para profesores sobre ciberbuylling Featured

  • “European Superkids Online” es un proyecto integrado en el Programa Daphne III, financiado por la Comisión Europea, que tiene como principal objetivo el fortalecimiento de los menores contra la violencia online, a través de módulos e-learning. Los países y organizaciones que conjuntamente han colaborado en este  proyecto son Italia (Save the Children Italy), Polonia (Nobody´s Children Foundation), Dinamarca (Save the  Children Denmark) y España (PROTEGELES).

    Actualmente, existe una gran preocupación a nivel internacional por el incremento de la violencia online  entre los menores. La amplia difusión de las nuevas tecnologías ha permitido la aparición y expansión de fenómenos como el ciberbullying, o acoso escolar a través de las nuevas tecnologías, en el que se entremezclan tras situaciones como las usurpaciones de identidad, las amenazas, calumnias, injurias y otras.

Además de este problema, se suceden otro tipo de situaciones conflictivas en la Red que también requieren especial atención y tratamiento. Problemas como el grooming (acoso sexual a través de las nuevas tecnologías), el sexting (envío de imágenes con contenido sexual o exhibicionista) y, en general, todo aquello relacionado con los peligros derivados de la falta de privacidad en Internet, ponen de manifiesto la necesidad de intervenir para evitarlos, o afrontarlos con éxito una vez que se ha producido.

En España, PROTÉGELES ha llevado a cabo una serie de encuestas y entrevistas con los menores que han puesto de manifiesto la necesidad de trabajar con ellos, además del Ciberbullying, la importancia de cuidar su privacidad cuando están en la Red.

El entorno escolar es un lugar idóneo para enriquecer la experiencia de los estudiantes en el mundo digital,  así como para formarles en el uso seguro y responsable de las TIC. En muchas ocasiones, profesores y educadores ha manifestado la necesidad de materiales y recursos específicos para poder trabajar sobre estos temas  en el aula. Este proyecto pretende ser un recurso en el que encontrar la información y material necesario para  formar a los menores, y reflexionar con ellos sobre en estas cuestiones en su entorno escolar y/o familiar.

Que los menores hagan un uso frecuente de Internet y en general de las nuevas tecnologías, no  significa que sepan hacerlo de forma segura. Ni tampoco que lo hagan de forma responsable y conociendo  las consecuencias que para ellos puede tener una utilización que resulte dañina para terceros. Este uso inadecuado puede hacer que queden expuestos a muchos riesgos, de entre los cuales, hay destacamos dos: los derivados de la falta de privacidad en Internet, y los posibles conflictos de relación que surgen entre  los menores y que trascienden a la Red. A través de Internet y concretamente de las Redes Sociales, los menores comparten todo tipo de información: facilitan datos personales, cuelgan sus fotografías y las de amigos y familiares, hablan de sus gustos y preferencias, de lo que están haciendo, de los planes que tienen e incluso de sus sentimientos y preocupaciones. Lo que antes se quedaba en su grupo de amigos, ahora puede ser visto  por millones de personas. Esta situación, lógicamente, puede generar situaciones de riesgo.

Por otra parte, hay que ser conscientes de que en la actualidad muchos de los conflictos que se producen en las aulas trascienden a Internet y viceversa, y éstos pueden degenerar en un acoso sistemático a través de las nuevas tecnologías, lo que se ve favorecido por el supuesto anonimato del que los jóvenes creen disfrutar en la Red. Este fenómeno de acoso en sus diferentes formatos se conoce con el término anglosajón de ciberbullying. Se trata sin duda de un problema en auge, que afecta tanto a quien lo sufre como a los que le rodean y que necesita la colaboración e implicación de los propios menores para prevenirlo y solventarlo.

Todos los estamentos relacionados con el menor deben implicarse a la hora de trasmitir a los más jóvenes la necesidad de hacer un uso seguro y responsable de las TIC. Teniendo en cuenta que los alumnos/as pasan la mayor parte del tiempo en la escuela, ésta se convierte en un lugar idóneo para enseñarles a relacionarse de forma positiva con los demás, tanto fuera como dentro de la Red, y también para que aprendan a cuidar su privacidad y la de los demás.

¿Cómo prevenir?

Las nuevas tecnologías no suponen un problema en sí mismas, evidentemente, y para los menores se han convertido además en algo irrenunciable. Las consideran básicas y su utilización está perfectamente integrada en su vida cotidiana. Se hace necesario pues prevenir las situaciones de riesgo, para lo cual disponemos de dos poderosas herramientas: la información y la educación. Si los menores conocen los riesgos y  las consecuencias de hacer un mal uso de las TIC, y saben también cómo actuar y a quién dirigirse en caso  de necesidad, la navegación por Internet será para la mayoría de ellos tan satisfactoria como cualquier otra  actividad saludable.

Si bien existen pautas y consejos específicos para el uso correcto de las TIC, que reproducimos a continuación, tanto los padres/madres, profesores y educadores, como la sociedad en su conjunto, debemos partir  de que no existe una vida real y otra virtual, transcurriendo en paralelo. Ambas están totalmente interrelacionadas y lo que sucede en la una repercute en la otra. De hecho, los propios menores señalan que no  hacen tal diferenciación. En consecuencia, las mismas recomendaciones y pautas que transmitimos a los  menores para su vida cotidiana, son totalmente extrapolables a la Red: desde las normas básicas de educación, hasta las cuestiones más evidentes relacionadas con el contacto, con desconocidos, etc.

El Ciberbullying puede causar un impacto incluso mayor que el Bullying, debido a la confluencia de diversas y específicas circunstancias:

• La difusión de la información o las imágenes utilizadas es mucho más rápida a través de las TIC.

•  La difusión es mucho más sencilla y gratuita, por lo que llega a un mayor número de personas.

•  La víctima no se siente segura en ningún sitio, ya que a diferencia del Bullying que se produce en  un lugar concreto como el centro escolar, el Ciberbullying entra hasta en el propio dormitorio de la  víctima. Un ordenador, un teléfono móvil, una tablet o incluso una videoconsola conectada pueden  reproducir constantemente la situación de acoso.

• Es frecuente que lleguen a participar terceras personas que ni tan siquiera conocen a la víctima. Personas que al ver como se está ridiculizando o atacando a alguien, se suman a los demás y añaden sus  propios comentarios y terminan sumándose al acoso.

Hemos de tener en cuenta que un menor que está sufriendo una situación de este tipo a través de las TIC es difícil que lo cuente.

Como sucede con el acoso escolar común, un menor que sufre ciberbullying puede reproducir comportamientos en la escuela que ofrezcan pistas sobre su situación.

El aislamiento es alimentado por la llamada “ley del silencio”. Con frecuencia, el resto de compañeros que son conscientes de la situación por la que está pasando la víctima, no hacen ni dicen nada. Actúan de este modo generalmente porque piensan que la situación no va con ellos o bien, se alían con el agresor para no convertirse también en víctimas. El papel que juegan los espectadores es fundamental, puesto que tienen el poder de intervenir y pedir ayuda a un adulto para intentar frenar la situación.

Login to post comments
Back to top